¿Sabe la diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente?

A nadie se le escapa que vigilar la fecha de caducidad de los alimentos que consumimos es fundamental para la salud. Por eso, preocupa conocer que, a pesar de que el 92% de las personas consultan este dato antes de ingerir cualquier producto, uno de cada tres consumidores reconoce que toma alimentos que han sobrepasado la fecha de caducidad si no han pasado muchos días.

Así lo revela un estudio de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), que ha mostrado su preocupación ante el “falso mito” de que no pasa nada por consumir un alimento pasado de fecha, algo que consideran puede ser “muy peligroso” para la salud.

Uno de cada tres consumidores toma alimentos que han pasado la fecha de caducidad.

Uno de cada tres consumidores toma alimentos que han pasado la fecha de caducidad.

Por otra parte, la encuesta destaca que, aunque es verdad que la actual crisis económica ha variado algunos de los hábitos alimenticios, también hay un problema grave a la hora de distinguir entre “fecha de caducidad” y de “consumo preferente”.

La propia CEACCU aclara en su web que “consumir preferentemente antes de” expresa la fecha de duración mínima e indica la fecha hasta la cual los alimentos conservan sus propiedades específicas, siempre y cuando hayan sido adecuadamente conservados. Los productos con esta etiqueta pueden consumirse después de esa fecha sin riesgo para la salud, aunque sí con pérdida de calidad.

Sin embargo, tienen “fecha de caducidad” aquellos que pasada esta fecha pueden suponer un peligro real para la salud humana y en ningún caso deben consumirse. Se reserva para alimentos microbiológicamente muy perecederos, como la carne o las verduras preparadas.

Es un tema serio, aunque el propio ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, bromeaba con que se pelea con sus hijos porque abre la nevera y se come un yogur con una fecha de cinco días más tarde y no le pasaba nada malo.