¿Qué consecuencias tiene la contaminación para la salud?

Como todo el mundo sabe ya, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto activar el Sistema de Alertas en Salud Ambiental por alta contaminación cuando se detecte un alto índice de concentración de dióxido de nitrógeno (NO2). Al margen de las restricciones que estos protocolos tienen para el tráfico rodado por el centro de la ciudad, ¿qué consecuencias tiene para la salud una alta contaminación?

La contaminación aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas y crónicas.

La contaminación aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas y crónicas.

No parece poca cosa, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el mundo mueren 1,3 millones de personas al año por culpa de la contaminación atmosférica urbana.

Pero para empezar, una consecuencia muy clara: mueren más personas. O dicho al contrario, la reducción de la contaminación con partículas de 70 a 20 microgramos por metro cúbico podría reducir en un 15% el número de fallecimientos relacionados con la contaminación del aire.

Está claro que la contaminación aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas (neumonía) y crónicas (cáncer del pulmón y las enfermedades cardiovasculares). Del mismo modo, los síntomas de bronquitis aumentan en niños asmáticos. Estudios epidemiológicos asocian la exposición prolongada al NO2 con un menor desarrollo de la función pulmonar.

Los efectos más graves para la salud se producen en los que ya están enfermos y los grupos más vulnerables: personas mayores, niños y personas con una patología respiratoria o cardiovascular crónica e inmunodeprimidos.

Hay que saber que, según las Directrices de la OMS, el valor fijado para proteger a la población de los efectos nocivos del dióxido de nitrógeno (NO2) es de 40 ug/m3 de media anual.