Prepárese física y mentalmente para las Navidades

Como todos los años, las Navidades vienen llenas de comidas con amigos, familiares y empresa, así como de numerosos eventos en los que uno quiere ser siempre el perfecto anfitrión. Y como todos los años, todo esto nos genera estrés y digestiones difíciles. Ambas cosas, muy perjudiciales para la salud.

Por todo ello, bueno será prepararse para evitar las secuelas de los excesos que repercuten en el peso y el funcionamiento de nuestro organismo y, a la vez, prepararse psicológicamente para poder disfrutar de la Navidad.

Las Navidades obligan a multitud de eventos familiares o de empresa.

Las Navidades obligan a multitud de eventos familiares o de empresa.

De esta forma, la dietista-nutricionista de Doctoralia, Ana Márquez, recomienda:

1.- Masticar despacio: Lo contrario, comer rápido, nos hace pensar que no nos llenamos y comemos más. Consejo: suelte los cubiertos entre bocado y bocado.

2.- Beber agua: Para la sed y para controlar el peso, además de para no meter la pata, lo mejor es el agua. Las bebidas alcohólicas son calóricas y tiene su riesgo.

3.- Verduras y hortalizas: Aportan salud y sacian.

4.- Paseos en la sobremesa: No sólo hace que uno se siente bien consigo mismo, sino que ayuda a nuestro cuerpo a mejorar el tránsito intestinal. Nos sentiremos más ligeros.

5.- Alternativas de postre: Deje los dulces típicos para los días señalados y aprovéchese de las deliciosas frutas de temporada.

Igualmente, el psicólogo de este mismo portal, David Moleiro, aconseja:

1.- Comidas de empresa y cenas familiares: pueden generar estrés y, muchas veces, conflictos y discusiones. Modere el consumo de alcohol para evitar salidas de tono. Sea listo y evite los temas de conversación que generen tensiones.

2.- Las compras: planifíquelas. Sepa con qué presupuesto cuenta y no se salga de él. Haga una lista de los regalos y a quiénes se los haremos. Planifique también los sitios donde comprar y evite la multitud. Consejo: lleve sólo dinero en efectivo para no pasarse del presupuesto. Pero tenga en cuenta que, a veces, es bueno permitirse algunos caprichos.

3.- Navidades lejos de casa: Sienta la emoción propia de no estar con los seres queridos, pero no se atasque. Acepte la situación por salud mental y busque alternativas para disfrutar también de las fiestas.

4.- Afrontar la ausencia de alguien especial: estas fiestas pueden generar nostalgia y tristeza. Hay que respetar los sentimientos, ritmos y tiempos de cada uno. Construya unas “nuevas navidades”, pero sin olvidar a los que faltan.