Paleotraining: el ejercicio de hace dos millones de años

Estar en forma es la mejor forma de cuidar la salud. Buscar un sistema que nos permita mantener un peso adecuado gracias al ejercicio físico y que no dañe nuestro organismo es el gran objetivo de los entrenadores y especialistas. Para esto, lo último es el PaleoTraining, el único método de entrenamiento inspirado en movimientos de la vida cotidiana y los del Homo Sapiens hace dos millones de años.

Este sistema, como se explica en la web Paleotraining, vuelve al pasado para conseguir un futuro saludable y con el mejor nivel de forma. Entrena las 15 funciones motrices principales que ha usado el hombre a lo largo del 95% de su evolución para sobrevivir. No se trata de correr delante de un león o salir a cazar con arco y flechas antílopes, pero sí es un método que usa como elementos de carga para el ejercicio el propio cuerpo y el entorno.

El PaleoTraining está inspirado en movimientos del Homo Sapiens.

El PaleoTraining está inspirado en movimientos del Homo Sapiens.

Con el PaleoTraining se recuperan y desarrollan capacidades físicas originarias del ser humano que hemos perdido en la actualidad por la forma de vida presente. Los que saben dicen que el método aporta una buena práctica deportiva que proporciona una mejora de la calidad de vida al lograr un efecto anti envejecimiento y conseguir un notable bienestar físico y psíquico.

De esta forma, propone con base científica una vuelta al pasado para generar una mejora notable en postura, proporción corporal y rendimiento físico y deportivo, silueta y, por supuesto, la salud. Este método hay que realizarlo junto a una nutrición específica y un ayuno estratégico a la manera de las costumbres alimenticias de la Era Paleolítica.

Este sistema de entrenamiento se basa en cinco principios:

Funcionalidad: sus ejercicios consisten en saltar, empujar, cargar o desplazarse con diferentes niveles de intensidad en sus sesiones con el objetivo de mejorar la capacidad de resistencia.

Variabilidad: 150 movimientos y 30 tipos de sesiones con los que se evita la adaptación a los estímulos y la pérdida de rendimiento.

Intensidad: el trabajo de alta intensidad mejora la resistencia, la calidad muscular y la salud: “Un mamut no se caza a medio gas”.

Ayuno estratégico y paleonutrición: entrenar en ayunas para estimular los sistemas energéticos y el sistema de recompensa. Propugna el consumo de alimentos que existían en el Paleolítico.

Biomecánica: para contrarrestar los efectos en la columna del sedentarismo y las malas posturas, el Paleotraining utiliza la biomecánica para recuperar la extensión global del cuerpo humano.