Obesidad: reducción de estómago a través de la boca

La obesidad es uno de los principales problemas de salud de la sociedad actual. Hasta ahora, una intervención de reducción estómago presentaba las complicaciones lógicas derivadas de una cirugía abierta y un ingreso hospitalario que se podía alargar varios días.

En nuestro país, ahora, el equipo de la Unidad de Tratamiento Endoscópico de la Obesidad del hospital HM Universitario Sanchinarro ha sido el primero en Europa en realizar una intervención de reducción de estómago por la boca. Además, es el primer equipo en el mundo en hacer 15 de estas operaciones con éxito.

Las han realizado con el método Apollo, una gastroplastia en manga sin incisiones y, por tanto, sin cicatrices, ya que se realiza por la boca, que está indicada para pacientes con obesidad desde grado I hasta obesidad mórbida. Este sistema permite reducir el peso de forma importante y segura al realizarse por vía endoscópica y evitar la cirugía abierta.

La intervención sólo dura 45 minutos. Utiliza un endoscopio flexible y dispositivos adaptados que permiten suturar el estómago desde la boca. El director de la citada unidad, Gontrand López-Nava, ha explicado que “es la primera vez que podemos reducir el estómago suturando sus paredes desde el interior y a través de la boca”.

La reducción de estómago con el método Apollo sólo dura 45 minutos.

La reducción de estómago con el método Apollo sólo dura 45 minutos.

Añade el doctor que con este nuevo procedimiento se realizan de siete a diez suturas para unir  las paredes consiguiendo “reducir el volumen disponible para la ingesta”.

De esta forma, las ventajas para la salud son notables: se reducen posibles complicaciones, como el riesgo de infección y las post-operatorias; desaparecen las cicatrices externas como consecuencia de intervenir a través de un orificio natural como es la boca; se eliminan las complicaciones de carácter alérgico porque todo el sistema se encuentra libre de látex y presenta un dolor post-operatorio limitado.

Además, el tiempo de recuperación es rápido, por lo que se limita el tiempo de ingreso en el hospital. Por lo general, tras la intervención la estancia hospitalaria viene siendo de menos de 24 horas.

Esta técnica sólo se ha realizado en centros de Estados Unidos como la Clínica Mayo o el Hospital Brigham de Boston, que está vinculado a la Universidad de Harvard.