Menores y alcohol, el peligro de las fiestas

Fiestas como las de Navidad, Año Nuevo y Reyes, pero también cualquier fin de semana, relacionan directamente algo tan peligroso como es el alcohol y la juventud del que lo consume, ya que, según una encuesta, la mitad de los adolescentes considera que “tomar cinco o seis copas un fin de semana no tiene ninguna consecuencia” para la salud.

El estudio sobre drogas 2012-2013 realizado en los colegios pone de relieve esta falta de consciencia sobre el peligro del alcohol. Así, revela que casi un tercio de los menores de edad se emborrachan cuando salen a divertirse.

El 40% de los menores que beben se emborrachan.

El 40% de los menores que beben se emborrachan.

En este sentido, el consumo de alcohol entre los menores ha aumentado un 10% con respecto al  estudio realizado en 2010. No es poca cosa y un peligro para la salud comprobar que el 82% de los adolescentes reconoce haber consumido alcohol en el último año, más del 50% ha hecho “botellón” en el último mes y, lo que es peor, el 40% de los que beben se emborrachan.

Aun así, otra cuestión importante al respecto es la alta permisividad social que existe con este problema, algo que lamentan desde el Ministerio de Sanidad, que considera que “no es ningún juego” que los menores consuman alcohol y que la tolerancia “debe ser cero”.

Por estos motivos, la ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Ana Mato, ya anunció que su departamento está preparando un nuevo proyecto de ley para la prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad, ya que, dijo, que “todos coincidimos en la necesidad de impedir que los menores consuman alcohol”.