La tele y la consola favorecen el sobrepeso de los niños

El ocio de los más pequeños, convertido ya en hábitos de vida, no es nada saludable para su normal desarrollo y favorece el sobrepeso. Así, ver demasiada televisión, pasar mucho tiempo jugando a la videoconsola, dormir menos de lo recomendado y no desayunar o hacerlo de forma inadecuada tiene mucho que ver con que el 44,5% de los niños españoles de entre 6 y 9 años sufra exceso de peso.

No es mala idea aprovechar este tiempo de verano para fomentar un ejercicio al aire libre que continúen practicando el resto del año y buscar que este “ocio sedentario” al que se están acostumbrando reduzca ese 18% de los menores que padecen obesidad, una enfermedad que les acabará pasando factura.

Dos hábitos tan sencillos como desayunar de forma adecuada (sólo el 3,8% de los niños toma un desayuno completo, es decir, con leche, cereales y fruta) e ir andando al colegio (el 90% de los menores que viven a más de dos kilómetros lo hacen en coche, transporte público o el autobús de la escuela) mejoraría mucho estos datos extraídos del estudio Aladino de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan).

Es cuestión de concienciar al menor, para que haga ejercicio; a la familia; para que coman de forma saludable con productos adecuados para los pequeños y salgan a ejercitarse con los niños evitando así que pasen tanto tiempo ante la televisión y la consola; y a las administraciones educativas, para que implanten más horas destinadas a la actividad física en el currículum escolar.

También influye en la obesidad infantil ser varón, pesar más de lo aconsejado al nacer, vivir lejos de instalaciones deportivas y tener padres obesos o que fuman. Hay que recordar que casi el 20% de los menores con esta enfermedad tienen padres fumadores.

No es un dato menor que el 30,6% de niños obesos y el 25,2% de los pequeños con sobrepeso pasan dos horas o más al día delante de la pantalla del ordenador o la televisión. Hay que tener en cuenta también los antecedentes en la familia de diabetes, hipertensión arterial o hipercolesterolemia.

Igualmente, la obesidad infantil se asocia a un menor nivel educativo y unos ingresos familiares bajos. Además, el 60% de los niños que duermen menos de ocho horas padecen obesidad o sobrepeso y esto es causa de un posible rendimiento escolar bajo, de falta de autoestima en el menor o de graves problemas de salud en el futuro.

El consejo es tomar tres piezas de fruta al día, consumir cereales integrales y pescado azul, reducir el tamaño de las raciones, no abusar de los dulces, evitar las grasas saturadas y realizar 60 minutos de ejercicio física al día.