La adicción al trabajo reduce la salud mental y el estado físico

Las personas que trabajan más de 50 horas semanales, tiempo que se considera adicción, ven como se reduce su salud mental y sufren un empeoramiento físico, ya que no consideran su bienestar como una prioridad.

Así lo han demostrado científicos de la Universidad de Kansas (EEUU) en un trabajo que se ha publicado en la revista especializada Financial Planning Review y que constata la relación que existe entre la adicción al trabajo y la merma del bienestar mental y físico, algo que se entiende como lógico, pero que no se había demostrado hasta ahora.

Para llegar a esta conclusión, que ha tenido más relevancia tras la muerte del becario en el Banco de Londres Moritz Ehardt después de trabajar durante 72 horas seguidas, los investigadores han repasado los datos obtenidos de entrevistar a 12.686 personas de forma anual desde 1979 hasta 1994 y desde entonces cada dos años para comparar la evolución.

La adicción al trabajo reduce la salud mental

La adicción al trabajo reduce la salud mental

Una de las conclusiones que refleja el estudio es que estas personas que trabajan 50 horas semanales o más, de forma voluntaria, omiten alguna de las comidas diarias. Si bien este aspecto empeora su estado físico, también repercute en el mental, concretamente en la escala de depresión. El informe explica que los adictos siguen trabajando, pese a esto, ya que consideran que es mayor el coste económico de no hacerlo.

Así, concluye, estos trabajadores no sólo dedican más horas a su jornada laboral para ganar más dinero, sino porque entienden que así tendrán menos tiempo libre para gastarlo.