¿Hay relación entre el consumo de drogas y la hora de volver a casa?

Nadie podría pensar que la salud de un hijo tenga mucho que ver con la hora que sus padres le pongan para volver a casa, pero así es. Según una encuesta a escolares sobre drogas, poner una hora de regreso a casa a los que tienen entre 14 y 18 años influye de manera muy notable en la posibilidad de que consuman algún tipo de sustancia estupefaciente.

La inquietud de los responsables de políticas de salud aparece principalmente cuando se ha comprobado que el 12,5% de los jóvenes que han consumido drogas en el último mes tenían como hora de regreso a casa las 00:00 horas de la noche.

Destaca la Encuesta Escolar sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias 2012-2013 que este dato aumenta hasta un 28,7% entre los que tienen que volver a las 2:00 y las 3:00 horas. Se dispara hasta el 46,8% para los que llegan entre las 4:00 y las 8:00 horas de la mañana.

La hora de regreso a casa influye en la posibilidad de que consuman drogas.

La hora de regreso a casa influye en la posibilidad de que consuman drogas.

Igualmente preocupante para la salud de los jóvenes es lo que dice el estudio sobre el número de veces que salen por semana, ya que también está relacionado con el consumo de drogas. De hecho, consume sustancias ilegales el 17,1% de los que no salen de noche o sólo lo hacen una vez por semana. Se eleva el porcentaje hasta el 33,8% entre los que salen una vez por semana y, nuevamente se dispara, hasta el 49,5% para los que salen 3 y 4 veces por semana.

Para terminar, el Ministerio de Sanidad también hace especial hincapié en lo que ha supuesto el gran temor entre los padres durante generaciones: las amistades. Así, las posibilidades de consumir drogas aumentan entre escolares que tienen un mayor número de amigos que consumen la misma sustancia. Parece lógico, el 88,6% de los chicos que reconocen que sus amigos consumen alcohol también lo hace.

Otras consideraciones del estudio son que el 82% de los escolares ha bebido alcohol en el último año, que los estudiantes creen que el tabaco es más peligroso que el cannabis o que los hipnosedantes (medicamentos muy comunes que se utilizan para tratar alteraciones del sueño o trastornos de ansiedad como Orfidal, Tranxilium, Lexatin, Valium, Trankimazin), con o sin receta médica, es la cuarta droga más consumida.