El exceso de sal duplica el riesgo cardiovascular de los diabéticos

Con las vacaciones tendemos a olvidar esas recomendaciones que se nos hacen a la hora de adoptar hábitos saludables con las comidas y, generalmente, nos excedemos. Sin embargo, la salud no entiende de vacaciones y menos si se sufre alguna enfermedad crónica como la diabetes que requiera de una atención especial.

Por ello, no está de más recordar que las personas con diabetes tipo 2 que llevan una dieta alta en sal tienen el doble de riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular que los diabéticos que ingieren menos de sodio.

Aunque generalmente se ha recomendado que las personas con diabetes consuman poca sal para evitar el riesgo de complicaciones, un nuevo estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism es uno de los primeros grandes trabajos longitudinales que demuestra los beneficios de una dieta baja en sodio en esta población.

Así lo ha explicado, Chika Horikawa, de la Universidad de la Prefectura de Niigata, en Niigata (Japón), que ha añadido que “reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular es importante para que las personas que tienen diabetes tipo 2 mejoren el control de azúcar en sangre”.

Hay que recordar que reducir el consumo de sal se ha convertido en objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda tomar 5 gramos al día, cantidad que la mayor parte de la población mundial duplica.

En este sentido, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha advertido también de que la sal puede considerarse ya como una droga. Explica que no sólo tiene efectos perjudiciales para la salud, sino que también posee una alta capacidad adictiva.