El cigarrillo electrónico no da los resultados esperados

El cigarrillo electrónico no está teniendo los resultados que muchos vaticinaban cuando irrumpió en el mercado como un método casi infalible para dejar de fumar y, por tanto, beneficioso para la salud. Dos noticias en los últimos días lo confirman.

La primera es que un estudio publicado por la revista Cancer asegura que los cigarrillos electrónicos pueden generar el mismo grado de dependencia a la nicotina que el tabaco convencional, por lo que no mejora la salud del fumador.

El 75% de los que usan cigarrillos electrónicos siguen fumando tabaco convencional.

El 75% de los que usan cigarrillos electrónicos siguen fumando tabaco convencional.

Así, investigadores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York han confirmado que pacientes con cáncer que utilizaban cigarrillos electrónicos para dejar de fumar tenían el mismo grado de dependencia a la nicotina que los que no los usaban.

Por otra parte, el hecho de que el 75% de los que utilizan estos cigarrillos electrónicos sigan fumando tabaco convencional hace ver que no están mejorando su salud. Según un estudio publicado en la revista BMJ Open sobre su utilización en la ciudad de Barcelona, que sólo uno de cada cinco usuarios de estos dispositivos haya declarado estar bastante satisfecho con sus resultados hace dudar de su funcionamiento.

En este sentido, el jefe del área de Bioestadística de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC) y epidemiólogo de la Unidad de Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Jose M. Martínez-Sánchez, que ha dirigido este estudio, cree que el alto porcentaje de personas que compaginan cigarrillos electrónicos y tabaco convencional, así como la baja satisfacción con su uso, “compromete la efectividad del cigarrillo electrónico para dejar de fumar”.