Diez consejos para disfrutar de la piscina y la playa

Muchos están pensando ya en sus vacaciones y seguramente también en que todos los años es igual: recomendaciones y consejos de salud sobre qué es lo que deben tener en cuenta y lo que no para que no se les chafen los días de descanso. Pero haríamos mal si no cumpliéramos con la obligación ética de recordarle cómo disfrutar de forma segura y saludable de la piscina y la playa.

Son, sin duda, los lugares preferidos para la mayor parte de los que quieren pasar el verano protegidos de las altas temperaturas. La experta médica de Laboratorios Cinfa, Aurora Garre, advierte de que este tipo de recintos “suelen ser lugares concurridos donde se juntan, además, ingredientes como el agua, el sol y las altas temperaturas. Esta combinación puede llegar a ser explosiva”.

Muchos peligros acechan en la playa si no se toman las debidas precauciones.

Muchos peligros acechan en la playa si no se toman las debidas precauciones.

Así, de primeras, se nos ocurren ya varios problemas de salud con los que nos podemos encontrar, como golpes de calor, el pie de atleta, cistitis, picaduras, quemaduras o, incluso, cáncer de piel, si no se toman las debidas precauciones:

1.- Hidratación: La botella de agua es fundamental para refrescarnos, mantener el organismo hidratado y evitar golpes de calor. Igualmente, recuerde que los antioxidantes de la fruta refuerzan las defensas naturales de nuestra piel frente a la agresión del sol.

2.- Evite la exposición al sol en las horas centrales: Entre las 12:00 y las 16:00 horas los rayos solares son más perjudiciales. Busca una sombrilla o un árbol.

3.- Cremas fotoprotectoras: Lo ideal sería que frente a la radiación UVA, UVB e IR-A y dependiendo del fenotipo de cada uno, aplicarse un fotoprotector de un factor concreto. Eso sí, nunca inferior a 30. Hay que aplicar antes de tomar el sol y después cada dos horas.

4.- Gorras, sombreros y gafas de sol: Protegerán la cabeza y evitarán daños oculares. Obligatoria una protección del cien por cien frente a los rayos UV.

5.- Pies a cubierto: Es muy recomendable para la salud de tus pies no caminar descalzo por las instalaciones comunes o paseos marítimos y, especialmente, en vestuarios, duchas y saunas.

6.- No compartas tus objetos personales: Tu toalla es tuya y tus chanclas son tuyas. Recordatorio: el hongo que provoca el pie de atleta se contagia muy fácilmente. Tampoco prestes el bañador, ya que puede ser fuente de otras infecciones.

7.- Evita la humedad: En la ropa de baño favorece el crecimiento de las bacterias que provocan la cistitis. O lo cambias o lo secas bien.

8.- Al agua, despacio: Métete en el agua poco a poco. Tu organismo se tiene que acostumbrar a la temperatura del agua cuando está muy fría. Así evitarás los cortes de digestión.

9.- Mira antes de tirarte de cabeza: Si no conoces la piscina o esa zona del mar en la que te quieres bañar, mira antes si hay profundidad suficiente. Las consecuencias de sufrir un grave traumatismo las conocemos perfectamente, no dejes que los niños y adolescentes jueguen en el borde o cerca de rocas.

10.- Mosquitos y medusas: Al atardecer los mosquitos se vuelven más agresivos. Aplícate repelente y ponte ropa. En el mar, si hay medusas, lo mejor es quedarte fuera del agua.

Más información para disfrutar con salud de tus vacaciones, pinchando AQUÍ