Cuidar de los nietos puede ser malo para la salud

La conciliación entre la vida laboral y la familiar en España es una utopía que algún día quizá se pueda resolver, pero, además, con la actual situación de crisis económica, se convierte en una tarea todavía más complicada. Por ello, puede que sea su caso, los padres piden cada vez más ayuda a los abuelos para que cuiden de los niños, es decir, de sus nietos. Pero ojo, esta tarea, gustosa por un lado, puede ser mala para la salud del mayor.

Uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos en España.

Uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos en España.

Hay que recordar que la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación de Europa (SHARE) apunta que en España uno de cada cuatro abuelos cuida de sus nietos y dedica a la tarea una media de siete horas diarias, que suponen dos más que la media europea.

Según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López, el cuidado de los nietos puede generar estrés y, sobre todo, una sensación de sobrecarga en los mayores. Esto puede hacer que se agraven las dolencias que ya padezcan y, algo muy importante, que descuiden su salud.

López insiste en que la tarea de cuidar a los nietos debe ser “una actividad placentera” tanto para el abuelo como para el nieto y hay que evitar, por tanto, que se convierta en una carga para la persona mayor. Deja bien claro que esta situación, si no se gestiona bien, puede conllevar a la larga problemas de estrés, ansiedad o depresión”.

Añade que este exceso de tiempo en los cuidados a los nietos puede llevar a la paradoja de que el abuelo no pueda tener y recibir los cuidados precisos a sus dolencias o limitaciones precisamente porque tiene que cuidar a los nietos.

Por todo esto, desde la SEGG se recomienda evitar que los mayores se sobrecarguen realizando solamente aquellas tareas de las que se vean capaces. Además, es casi de obligado cumplimiento que reserven un tiempo para sus cuidados y también su ocio, ya que estas obligaciones pueden llevarles a tener la sensación de tener un trabajo a jornada completa.

Igualmente, hay que establecer unos límites a los padres e hijos para que el tiempo que el abuelo pase con sus nietos sea lo más gratificante posible.

Pero no todo va a ser negativo. Que un abuelo se encargue de cuidar a su nieto aporta también beneficios para la salud como evitar la sensación de soledad, se sienten útiles, les hace mejorar su forma física, su integración y su rendimiento cognitivo. Además, los derivados del contacto directo con un miembro querido de la familia a la que puede transmitir experiencias, aficiones y valores.

Más información pinchando AQUÍ