Cuidado con la comida preparada 48 horas antes de su consumo

A nadie se le escapan las precauciones que hay que tomar durante estos días de fiesta y numerosas comidas para evitar los riesgos que suponen para la salud las intoxicaciones alimentarias.

Así, el Instituto Silestone recuerda que preparar la comida con más de 48 horas de antelación puede aumentar el riesgo de intoxicación y aconseja después, como medida preventiva, conservar de forma adecuada las sobras de las comidas navideñas y de las celebraciones de Año Nuevo.

Hay que recordar que el Instituto Silestone es una plataforma internacional que se dedica al estudio y la sensibilización de la higiene en la cocina y el cuarto de baño, tanto en espacios públicos como privados, con el objetivo de promover un estilo de vida saludable.

El tupper para la comida debe ser distinto a los usados para cocinar.

El tupper para la comida debe ser distinto a los usados para cocinar.

Es habitual, y peligroso, guardar las sobras de las comidas y cenas de estos días que se acumulan por la gran cantidad de alimento que se prepara y presenta en la mesa. Por ello, este instituto recuerda que es esencial que se tomen las medidas oportunas para evitar la contaminación de los alimentos y que puedan llegar a causar algún tipo de intoxicación.

Algunos de estos consejos son: es recomendable guardar las sobras en tupper distinto a los recipientes usados para cocinar. Además, hay que taparlo de forma hermética o envolverlos con papel de plástico de cocina. Una buena idea es apuntar la fecha del día que se cocinó.

Después, cuando se quiera consumir, hay que tener en cuenta que el recalentado hay que hacerlo a fuego lento hasta que el centro de la comida esté caliente. Por descontado, hay que tirar cualquier comida que presente un color extraño, que huela mal o que tenga una textura más tierna de lo normal.

Igualmente, el Instituto Silestone  recomienda para platos de consumo frío guardar la comida en un recipiente limpio, cerrarlo herméticamente y conservarlo en el frigorífico. Es aconsejable sacarlo sólo cuando se vaya a consumir. Como siempre, mucho ojo con las mahonesas y las comidas con huevo.