Consejos para que una persona mayor pase mejor el calor

Metidos de lleno en el verano empiezan a ser habituales las llamadas olas de calor y las personas mayores y los dependientes son los que más las sufren. Por este motivo, desde el Grupo Adavir, su directora médico, Sara González, da unos consejos para ayudar a este colectivo a sobrellevarlo de la mejor manera:

– La hidratación: Los mayores tienen menor sensación de sed, por lo que hay que insistirles en que beban con frecuencia para que estén hidratados. Es muy importante que beban entre 1,5 y 2 litros de líquido al día.

Las personas mayores suelen ser más vulnerables a las altas temperaturas.

Las personas mayores suelen ser más vulnerables a las altas temperaturas.

– La alimentación: Evitar las comidas copiosas. Es mejor ingerir alimentos ligeros fáciles de asimilar (frutas, verduras y sopas frías), que ayudan a reponer minerales y a una leve digestión.

– Fraccionar las comidas: Distribuir las comidas en pequeñas dosis ayuda a lo que decíamos anteriormente, evitar digestiones pesadas. Lo recomendables es comer cada dos horas o cinco comidas diarias. Hay que recordar que las personas mayores se sacian antes, por lo que hay que estar atento a este detalle.

– La actividad física: Hay que hacer ejercicio físico, sí, pero durante las horas de menor insolación y la temperatura no es la máxima. Si son de paseo diario, busque el horario más fresco. Si no sale de casa, infórmese de los ejercicios más adecuados.

– Cambios bruscos de temperatura: Pasar del tremendo calor de la calle al exceso de aire acondicionado en interiores puede dañar el sistema inmunológico y provocar enfermedades estacionales que no se daban cuando eran más jóvenes.

– Descanso: Poner siempre las piernas en alto, con el fin de disminuir las inflamaciones de piernas, frecuente por el calor.

Con estos consejos se mantendrán lo más independientes posible y aunque sean aplicables a todos los sectores de la población, las personas mayores suelen ser más vulnerables.