Cómo tratar correctamente la gripe y los resfriados

Llegan los fríos y, con ellos, los resfriados y el virus de la gripe. Bueno será, pues, para nuestra salud saber diferenciar estas dos enfermedades, así como evitarlas y tratarlas si nos hemos contagiado. Para empezar, es importante tener en cuenta que ambas están causadas por virus (no bacterias) por lo que un antibiótico no va a servir de nada.

Los resfriados y la gripe están causadas por virus por lo que un antibiótico no sirve.

Los resfriados y la gripe están causadas por virus por lo que un antibiótico no sirve.

Además, la forma de contagiarse en las dos enfermedades es también la misma: la vía oral y respiratoria, por lo general “a través de microgotitas que eliminamos en la conversación, al toser, estornudar o cuando respiramos”, explica la especialista en atención primaria y portavoz de Doctoralia, Rosana Mainar, que, añade, “las manos también son una importante fuente de infecciones, de ahí la importancia de lavarlas correctamente y con cierta frecuencia”.

Los síntomas de resfriado: malestar general, estornudos, taponamiento nasal, picor de garganta y mocos. A veces, fiebre y diarrea. La media de duración es de 7 a 15 días, pero la tos residual puede llegar a algunas semanas.

Los síntomas de la gripe: fiebre baja, malestar general, mareos y falta de energía. Con el paso de los días: leves dificultades para respirar, goteo nasal, tos seca, estornudo y dolor de garganta. Se manifiesta 2 ó 3 días después de haber entrado en contacto con el virus. Dura cinco días, pero la tos, el agotamiento e incluso la fiebre pueden durar varios días más.

El tratamiento es sintomático y lo recomendable es:

  • Beber mucho líquido para suplir los fluidos perdidos al sudar y tener fiebre.
  • Guardar reposo.
  • Antipiréticos o analgésicos para el dolor y la fiebre.

Consejos para evitar contraer gripes y resfriados:

1.- Llevar una vida saludable: una alimentación equilibrada, hacer ejercicio, un estado emocional óptimo o evitar malos hábitos para facilitar que nuestro sistema inmunitario responda bien a las infecciones.

2.- Alimentación rica en frutas: con vitamina C (naranjas y kiwis).

3.- Lavarse las manos: muy importante hacerlo bien y de forma frecuente.

4.- Evitar ambientes y entornos en los que sabemos que los virus están latentes.

5.- Utilizar pañuelos desechables de papel.

Por otra parte, se recomienda la vacunación en el caso de la gripe para prevenir el contagio del virus y reducir los síntomas en los grupos de mayor riesgo: mayores de 65 años, trabajadores de centros de salud, embarazadas, enfermos crónicos cardiovasculares o pulmonares y colectivos laborales expuestos (profesores).