Cómo pasar la tos

Durante estos días en los que se suavizan las temperaturas, en los que ya parece que el verano está cerca, pero el frío no se acaba de marchar al seguir llegando frentes nubosos con sensaciones de descenso térmico, hay que tener especial cuidado con la salud porque es normal ver que las personas se resfrían e incluso aparece la tos.

Aunque nos expliquen que es un mecanismo de defensa de nuestro organismo para prevenir enfermedades, lo cierto es que la tos es muy molesta, llegando a ser verdaderamente irritante, y hacemos todo lo posible para eliminarla.

La tos es un reflejo difícil de controlar.

La tos es un reflejo difícil de controlar.

Así, a menos que la tos sea consecuencia del humo del tabaco, lo más habitual es que sea vírica y se suele combatir, como se explica desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), con antitusígenos como la codeína, la cloperastina o el dextropropoxifeno. Éstos ayudan a rebajar la intensidad, pero casi nunca la hacen desaparecer.

Por ello, se suele recomendar beber mucha agua, pero de poco en poco y continuamente, y también las infusiones, bebidas calientes y la inhalación de vapor de agua.

Aunque el tratamiento de la tos, en función de su origen, debe ser indicado por un médico, otro consejo para pasarla lo antes posible es toser lo menos posible. A pesar de que es muy difícil su control porque es un reflejo, se recomienda hacerlo cuantas menos veces mejor y procurar también que no se haga con mucha fuerza para evitar irritación. Además, para toser menos es bueno respirar de forma suave, no ponerse nervioso y dormir en posición un poco incorporada.

Para terminar, si la tos dura más de 8 semanas, viene acompañada de expectoración amarillenta o verdosa, hay ahogo, sibilancias, fiebre o está mezclada con sangre, acusa al médico.