Cómo convertirse en corredor en un mes

Terminó el verano y, al igual que en enero después de Navidades, uno o una ve que las vacaciones han sido malas aliadas para la silueta. Todo el mundo piensa rápidamente en hacer dieta, pero con la misma velocidad alguien, con razón, te dirá que también necesitas hacer deporte, que si no tu salud se resiente.

La idea es hacer un deporte barato que no obligue a ir a un gimnasio o gastarme mucho dinero en material. La solución es fácil: correr. Lo siguiente, no tanto: ¿cómo hago para convertirme en poco tiempo en un corredor?

La experta Marie Poirier ha preparado una guía, Running para perezosas, en la que explica cómo convertirnos en un corredor o corredora en menos de un mes. Solo se necesita: planificación, constancia, calzado adecuado y unos minutos al día. Siempre un calentamiento y estiramientos de diez minutos. Y para que nuestra salud no se resienta es necesario beber tres o cuatro sorbos de agua cada media hora.

De esta forma, el plan es:

Calentar y estirar es fundamental para un corredor.

Calentar y estirar es fundamental para un corredor.

Semana uno: correr veinte minutos.

Objetivo: fortalecer piernas y zona abdominal. Intercalar correr y andar a ritmo bajo. Hacer cuatro series de un minuto andando y otro corriendo.

Correr cada dos días, en total cuatro sesiones. Los días de descanso se recomienda hacer estiramientos y reforzar la zona abdominal y la lumbar.

Semana dos: alcanzar los treinta y cinco minutos corriendo.

Calentamiento: diez minutos a ritmo muy suave. Subimos el tiempo de carrera con cuatro series de tres minutos corriendo y uno andando.

Tres o cuatro sesiones semanales y terminar siempre con diez minutos de estiramientos.

Días de descanso, trabajo de fuerza: subir rodillas, elevar talones, saltos verticales…

Semana tres: llegar hasta los cuarenta y cinco minutos.

Cuatro series de cinco minutos corriendo y uno andando. Objetivo: evitar andar. Mejor bajar el ritmo de la carrera que andar.

La última sesión de la semana consistirá en 30 minutos corriendo y 10 andando.

Semana cuatro: lograr la meta de correr una hora.

Objetivo: correr el domingo una hora entera sin parar.

Lunes y miércoles: 30 minutos corriendo y 10 andando. Días siguientes: descanso y preparación para el domingo.

Para terminar, si se han hecho las cosas bien, con este entrenamiento una persona puede acabar una carrera de diez kilómetros a ritmo medio-bajo. Sea constante y disciplinado. Sus marcas mejorarán y su salud también.