Cómo afecta el cambio de hora a nuestro organismo

Como afecta el cambio de hora a nuestro organismo

Una de las cosas a las que nos hemos acostumbrado tanto en invierno como en verano es al cambio de hora. Si bien se busca que sea favorecedor en todos los aspectos y el tener más luz a la mañana, esto podría llegar a alterarnos más de los esperado. El cómo afecta el cambio de hora a nuestro organismo es algo que los especialistas en medicina han estudiado. Hoy en loaseguro, especialistas en Seguros de Salud, te lo contamos.

Cómo afecta el cambio de hora a nuestro organismo

Son muchas las teorías que dicen que nos afecta pero ¿cómo, dónde y cuándo?

Qué nos ocurre cuando existen estos cambios en la hora

En primer lugar, es normal que nuestro organismo no encaje bien el cambio pues va a sentir que hay un desfase. Al menos, esa sensación  nos quedará durante los primeros días.

Para todo ello hay que hablar sobre los ritmos circadianos. Se tratan de oscilaciones de distintas variables biológicas que se dan en intervalos regulares de tiempo. Si pasamos esto al sueño, lo que sucede es que hay una alteración total del ritmo circadiano en nuestro reloj interno.

Con ello, nuestro organismo lo que hará es producir menos melatonina, la hormona del sueño que también regula la vigilia según la luz solar.

La sensación de cansancio aumenta los primeros días. También nos cuesta llegar a conciliar adecuadamente el sueño.

Otra consecuencia es que podamos estar más irascibles o que tengamos problemas reales de concentración y atención.

Quienes tienen peor adaptación a todo ello son los niños y ancianos.

Seguro medico

Qué hacer cuando nos afecta el cambio de hora a nuestro organismo

Estas son algunas acciones que puedes plantearte para que no te afecte tanto el cambio de hora en el organismo y puedas evitar las consecuencias anteriores:

  • Retrasa la hora de acostarte: si todos los días retrasas la hora de acostarte unos quince minutos, verás cómo llegas a acostarte a la misma hora que lo hacías antes.
  • Levantarse más tarde: si te es posible, en los primeros días, levántate un poco más tarde.
  • Adapta tus comidas: es bueno que adaptes el horario de las comidas poco a poco para que tu cuerpo sienta apetito a la hora que lo hacía antes.
  • No hagas siesta: al menos durante los primeros días, intenta evitarla.
  • No tomes medicación: se cree que una solución sería tener medicación para dormir. Intenta evitarla para que el sueño sea más conciliador.
  • Evita bebidas con cafeína: te van a alterar y no serán buenas para tu salud.
  • Haz ejercicio físico: te ayudará a activar tu cuerpo y hacer que tengas más energía.
  • Elimina el uso del móvil: al menos antes de irte a dormir, pues de lo contrario va a afectar tu sueño.

Según la Sociedad Española del Sueño, el horario de invierno es el que nos ayuda más ya que promueve un ritmo biológico mucho más estable del que tenemos en verano.

Todo ello tiene como consecuencia un mejor rendimiento intelectual. También nos ayuda a evitar la aparición de patologías como la depresión, el insomnio, la obesidad o enfermedades cardiovasculares.

Para finalizar

Así que ahora que sabes cómo afecta el cambio de hora a nuestro organismo, toma todas las medidas necesarias unos días antes de que se accione o días después.

No te quedes sin consultar a un especialista a través de tu Seguro Médico: Presupuesto gratuito