Cómo afecta a la salud mental vivir bajo una amenaza terrorista

Presente aún el atentado terrorista del pasado 13 de noviembre en París, y aunque en Madrid se sabe bien lo que supone un ataque de esta magnitud, todos sufrimos la tensión de vivir bajo amenaza terrorista. Pero, ¿cómo afecta a nuestra salud mental?

Según explica en El Confidencial Digital la psicóloga María del Carmen Gónzalez, los principales problemas que se sufren bajo esta amenaza son depresión, ira, ataques de pánico, ansiedad, conductas evitativas y, lo más importante, estrés postraumático.

La respuesta de ansiedad prolongada ante una situación de amenaza terrorista continuada hace que nuesra salud mental se vea mermada.

La ansiedad que genera una amenaza terrorista continuada hace que nuestra salud mental se vea mermada.

Hay que destacar que todos estos trastornos nos afectan al normal desarrollo de nuestra vida diaria, lo que quiere decir que interfieren en nuestra vida privada de familia, en nuestras relaciones de pareja, con los amigos y en el trabajo. Por otra parte, es también muy importante subrayar que si se tienen secuelas físicas, éstas recordarán el atentado diariamente, pudiendo suponer daños a su salud mental.

Así, esta especialista miembro de Saluspot considera absolutamente necesaria una intervención temprana inmediatamente posterior al atentado mediante primeros auxilios psicológicos. La tarea no la puede realizar cualquier psicólogo. Son necesarios expertos en intervención de crisis, catástrofes y emergencias.

Hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo está preparado para vivir en situación de alerta. Esto ha salvado a la humanidad en multitud de circunstancias. Disponemos de un sistema de respuestas físicas automáticas que provocarán que todo nuestro cuerpo esté en alerta y que, en un momento determinado, podamos, por ejemplo, defendernos o huir.

El problema es que este mecanismo funciona, por lo general, de forma puntual. Ahora, en una situación de alerta en grado 4 (de 5 posibles) que dura ya cinco meses, nuestro cuerpo se agota porque concentra todos sus recursos en una situación crítica, desatendiendo otras funciones del cuerpo.

Esta respuesta de ansiedad prolongada ante una situación de alerta continuada hace que enfermemos y que nuestra salud mental y física se vea mermada.

Más información pinchando AQUÍ.