Miedo y preocupación por los terremotos registrados en el entorno del almacén de gas Castor

Miedo y preocupación entre los habitantes de las poblaciones costeras del norte de Castellón y sur de Tarragona por los cientos de pequeños terremotos que se han registrado en los últimos días en el entorno del almacén subterráneo de gas Castor, frente a la costa de Vinaròs. Algunos de los vecinos han tenido que llamar al seguro ante la aparición de grietas en su vivienda.

Así, en localidades como Alcanar, Sant Carles de la Ràpita, Benicarló y Vinaròs no se habla de otra cosa. Todo el mundo ha sentido alguno de estos seísmos y muchos de sus habitantes están muy preocupados por el estado de sus casas, de los locales comerciales y restaurantes. Algunos ya han llamado a sus compañías aseguradoras ante la aparición de grietas en las paredes y techos de sus viviendas.

Son muchos los propietarios que relatan cómo se movían las paredes y crujían los tejados como consecuencia de unos temblores que podrían ser los responsables de la rotura de una tubería del suministro general de agua en Sant Carles de la Ràpita.

gas_seguros_hogar

Igualmente, el conseller catalán de Interior, Ramon Espadaler, ha señalado que se está estudiando si los terremotos han causado desperfectos en edificios y cañerías, ya que, de ser así, se verán obligados a activar el plan de emergencias Sismicat.

Al respecto, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha garantizado que la actividad de este almacenamiento de gas no reanudará su actividad “mientras no haya total seguridad para la población”.

Soria ha explicado que “hay una probabilidad muy alta” de que los seísmos registrados se deban a la inyección de gas colchón (que es el mínimo necesario para poder realizar su actividad la planta), aunque todavía no hay “constancia científica”. El ministro ha dejado claro que la instalación tenía una autorización provisional para hacer pruebas que se ha dejado en suspenso hasta que se sepa con total exactitud qué es lo que ha pasado. Esto, ha dicho, se conocerá “en los próximos días”.

Tranquiliza saber que esta serie de pequeños seísmos no han afectado a la central nuclear de Vandellòs II ni a la plataforma petrolífera Casablanca, que Repsol mantiene cerca del delta del Ebro, según han confirmado responsables de las dos centrales.

En este sentido, la Generalitat Valenciana, ante la demanda de información por parte de los habitantes de la zona sobre cómo actuar en el caso de terremoto de una magnitud alta, ha difundido varios consejos en su cuenta de Twitter de Emergencias. Entre las recomendaciones se pide que aseguren al suelo los objetos de mayor tamaño y peso, que tengan a mano una linterna, un botiquín y un teléfono móvil o una radio.

Se advierte del peligro de productos tóxicos e inflamables y aconseja que se refuercen chimeneas, cornisas y balcones. Especial atención a las instalaciones eléctricas y las conducciones de agua, gas y saneamientos. Un consejo final: nunca gritar “¡un terremoto!”, mejor decir “¡a cubierto!”, puede ayudar a que se refugien en un lugar seguro.