Qué hacer en caso de accidente de tráfico

Todos los que conducimos podemos sufrir un accidente de tráfico. No queremos que pase, pero la realidad es que desde el momento que nos subimos a un vehículo, ya sea como conductor o como acompañante, nadie está libre de sufrir, además de los daños materiales, heridas y lesiones de distinta consideración en un siniestro.

Desde Legálitas advierten de que si este es el caso, es decir, que alguna persona ha resultado herida en un accidente de tráfico, es fundamental conseguir todas las pruebas posibles sobre los hechos ocurridos: testigos, grabaciones, matrícula del vehículo contrario, incluso fotos del accidente con los daños de los vehículos implicados en el mismo.

Además, desde este despacho de abogados recuerdan cinco pasos que hay que tener en cuenta en caso de sufrir un accidente de tráfico:

1.- Llamar de forma inmediata a la Policía para que levanten atestado: recogerán los datos clave del siniestro, aspectos que a nosotros se nos pueden escapar porque no estamos acostumbrados. De cara a una futura reclamación, son fundamentales referencias como el lugar, la hora, los sujetos implicados, testigos, hipótesis de la causa del accidente, el estado de la carretera o el tiempo y posibles responsabilidades.

2.- Consigue el teléfono de al menos dos testigos del accidente: Cuantas más personas sean capaces de corroborar nuestra versión mejor. El apoyo de una tercera persona es muy importante para reclamar una indemnización. También para defendernos en caso de ser denunciados. Los familiares pueden testificar pero es más creíble el testimonio de una persona ajena a nuestro entorno. No hay que olvidar que el accidente menos controvertido puede complicarse a la hora de depurar responsabilidades.

3.- Ojo con lo primero que declares a la Policía: El agente plasmará en su informe toda la información que demos tras el accidente. Hay que tener en cuenta que, a veces, nuestra propia declaración puede perjudicarnos, ya que por nervios o confusión no acertamos a expresarnos con claridad y podemos dar datos que vayan en nuestra contra. Muy importante es leer detenidamente todo lo que se firma. Si no expresa lo que queremos decir, pedir su rectificación hasta quedar conformes.

4.- No cierres ningún acuerdo con las compañías aseguradoras hasta hablar con un abogado: normalmente hacen una oferta al perjudicado con una propuesta de indemnización. Hay que saber que la aceptación de esta cantidad implica la renuncia a cualquier acción civil o penal. Dicho de otra forma, se desiste de reclamar judicialmente por las lesiones sufridas.

Un abogado especializado en accidentes de tráfico informará y valorará económicamente las lesiones para saber si la indemnización ofertada es la justa o se tiene derecho a una de mayor cuantía.

5.- Guarda todos los informes médicos y facturas de los gastos: la indemnización se calcula con las lesiones sufridas. Se computarán los días que no hemos podido realizar nuestra ocupación habitual, los días con molestias y las secuelas que persisten. También se tendrán en cuenta los gastos médicos y materiales. Guarde todos los partes médicos que recogen la evolución de las lesiones y los  presupuestos y facturas que justifiquen esos gastos.

No olvidar que si la parte contraria da positivo en el control de alcoholemia, su aseguradora deberá indemnizarnos de todas formas. La alcoholemia no es excusa para no pagar. Posteriormente, la compañía de seguros podrá reclamar la cantidad pagada al conductor del vehículo responsable de los daños.

Más información pinchando AQUÍ