La mitad de los niños fallecidos en accidente de tráfico no usaban sistema de retención

Resulta casi imposible no echarse las manos a la cabeza cuando leemos que casi la mitad de los menores de 12 años que han fallecido en accidentes de coche durante 2013 no llevaban algunos de los sistemas de retención infantil (SRI) que, por otra parte, son obligatorios.

Es decir, el 43% de los pequeños que murieron en accidente de tráfico no estaban sujetos a una silla con arnés o al capazo o al elevador para sentar a los niños en el coche.

Así lo ha explicado el Real Automóvil Club de España (RACE) como parte integrante en la elaboración de un informe europeo sobre la seguridad de estos sistemas de retención. Este estudio evalúa hasta 33 modelos de diferentes categorías por peso y soportes y concluye que para que sean fiables hay tener en cuenta su calidad, el uso que se le vaya a dar y su correcta instalación en el coche.

Hay que recordar que es muy importante tener en cuenta la estatura y el peso del menor para garantizar la seguridad en caso de un accidente. Teniendo en cuenta estos aspectos se podría reducir hasta en un 75% las lesiones en caso de accidente de tráfico o impacto.

Tras considerar las valoraciones en seguridad, su fácil o no manejo, la ergonomía, el contenido de sustancias peligrosas, la limpieza y la confección, solo un modelo obtiene la máxima calificación: Recaro Privia & Recaro Fix.

Otras 19 sillitas obtuvieron una calificación “satisfactoria”, 5 “aceptable” y hubo 8 que no consiguieron llegar al mínimo exigido y suspendieron como métodos de retención válidos para los menores en el coche.