Cuidado con los obstáculos sin proteger en los márgenes de las carreteras

La seguridad al volante de un coche no sólo tiene que ver con el vehículo muestre una fiabilidad aceptable o las condiciones climáticas. También el estado de la vía es fundamental para una correcta circulación, algo muy difícil cuando el 42% de las carreteras españolas presenta algún obstáculo en los márgenes de sus calzadas que no está debidamente protegido.

El principal problema es que estos elementos pueden resultar «fatales» para los ocupantes de un vehículo en caso de salirse de la vía. Una cuneta, la valla de una obra, la columna de un puente, un árbol, postes de alumbrado o carteles publicitarios son algunos de los peligros que nos podemos encontrar a ambos lados de la carretera y con los que un coche o una moto pueden colisionar aunque la salida de la vía sea por poco espacio.

La Asociación Española de la Carretera (AEC), que es la que ha realizado la auditoria de la red viaria y que publica en su página web, recuerda que la normativa a este respecto dice que lo primero que hay que hacer es “desplazar, modificar o eliminar el obstáculo”. Señala también que si no se puede, por el motivo que sea, “es imprescindible protegerlos mediante los sistemas de contención adecuados”.

Hay que recordar, igualmente, que, según la normativa se consideran elementos o situaciones de potencial riesgo, y que por ello, requieren la instalación de sistemas de contención, los báculos de iluminación, los elementos que sustentan carteles, los postes SOS, las pantallas anti-ruido y las carreteras o calzadas paralelas.

Del mismo modo, es necesario proteger los accesos a puentes, túneles y pasos estrechos, los elementos estructurales de los pasos superiores, las cunetas, los desmontes y los terraplenes.

El tema no es baladí porque la AEC recuerda que la salida de la vía fue la causa del 20% de los accidentes mortales registrados el año pasado año y que trajeron como consecuencia el 35% de los fallecidos en siniestros de circulación y el 25% de los heridos de gravedad.

Una cosa más, este estudio hace también especial hincapié en que el 72% del firme de las carreteras presenta “grietas en la rodada” y que una de cada cuatro señales de código no garantiza una correcta visibilidad en condiciones climáticas adversas o de noche.