Cambios en la séptima edición del PIVE

Ya funciona la séptima edición del Plan PIVE de incentivo a la compra de coches nuevos a cambio de achatarrar uno viejo, pero con menos dinero del previsto (la mayor parte de la dotación ya está comprometida desde noviembre) y, esta vez, además, con importantes cambios con respecto a los programas anteriores.

Hay agotado ya un 75% del montante  del PIVE 7 antes de empezar.

Hay agotado ya un 75% del montante del PIVE 7 antes de empezar.

Este plan se produce después de que el pasado mes de noviembre se agotaran los fondos del Plan PIVE 6. El Gobierno decidió entonces que los conductores podrían seguir solicitando las ayudas de 1.000 ó 1.500 euros, pero con cargo a la dotación de 175 millones de euros de este Plan PIVE 7.

De esta forma, según el Gobierno, se ha agotado ya un 75% del montante (algunas fuentes hablan de hasta el 90%) antes de empezar. Al parecer, hay reservas previas por un importe superior a los 130 millones de euros, por lo que desde el sector del automóvil no se espera que los fondos que restan lleguen a abril.

Por otra parte, este nuevo Plan PIVE mantiene las mismas características que los anteriores, pero hay dos cambios importantes, sobre todo en lo que se refiere a los requisitos mínimos de posesión del coche que se entrega para achatarrar.

La primera de las novedades es que el beneficiario de las ayudas tenga obligatoriamente la titularidad del automóvil que se entrega durante al menos el año anterior a la compra del coche nuevo. La segunda es que el automóvil que se dará de baja, además, deberá tener en vigor la ITV.